La articulación de la cadera es una de las articulaciones con más movilidad además de cargar con el peso del tronco hacia arriba. Por lo tanto, es muy propensa a presentar desgastes que causan dolores insoportables afectando gradualmente a todo el complejo articular, denominándose artrosis. Conozcamos sus síntomas para un pronto diagnóstico y acudir tempranamente al fisioterapeuta, teniendo mejor pronóstico en la atención de la artrosis de cadera o coxartrosis.

 

Qué es la Artrosis o desgaste de cadera.

La artrosis se refiere cuando existe una degeneración o desgaste del cartílago hialino presente en cada extremo de una articulación. Este cartílago recubre a la articulación proporcionando protección contra deslizamientos y rodamientos de una articulación sobre otra así como amortiguación de cargas. Un desequilibrio por traumatismo, defecto genético e incluso mal uso de la articulación con movimientos repetitivos teniendo alteraciones mecánicas, produce la disminución en la nutrición y capacidad de retener agua del cartílago, provocando un desgaste a su vez progresivo.

A medida que la persona envejece, la frecuencia de la artrosis de cadera va aumentando. Pero no es solo la edad el factor que hace aparecer la artrosis, también lo hace el uso y algunas patologías locales y generales. La cadera joven presenta un cartílago liso, transparente, grueso y de color acerado. Con el uso, este cartílago va disminuyendo de espesor, se hace opaco, de menor elasticidad, menos brillante y amarillento. En las superficies de carga se hace menos liso.

Sobre los 55 años se pueden observar ulceraciones (huecos) y erosiones que dejan al hueso subcondral (debajo del cartílago) sin su cubierta cartilaginosa, sin que medie ninguna alteración patológica conocida, sólo debido al uso (envejecimiento articular).

Sin embargo No es tanto el uso que se le de a la articulación de la cadera si no cómo se use como lo dice el fisioterapeuta Iñigo Junquera en el video anterior.

 

¿Cuáles son los síntomas principales de la Artrosis de cadera o coxartrosis?

El principal síntoma es el dolor pero la gran mayoría de las lesiones duelen, entonces ¿cómo duele una artrosis de cadera?.

 

Dolor:  Se manifiesta en la ingle, en el muslo, en la parte interna de los muslos (aductores) e incluso en las rodillas. El dolor es de actividad, desapareciendo o disminuyendo con el reposo, sin embargo primero presenta incapacidad y rigidez con dolor leve a la hora de levantarse de una silla, luego ceden mientras continúa la caminata, reapareciendo el dolor con mayor intensidad luego de un tiempo, es cuando tendrá que guardar reposo. También hay que tener en cuenta que ocasionalmente el dolor se ubica solo en la rodilla, y al examen clínico la rodilla está normal.

 

Incapacidad grave: Afecta la facilidad con la que se mueve, caminar, agacharse, cruzar las piernas etc.. Cada vez es más difícil realizar este tipo de movimientos sin dolor.

Rigidez: Necesita de mayor esfuerzo para cumplir con las actividades o cambiar de posición repentinamente. Como hay veces que este síntoma no viene acompañado del dolor, sobre todo si está en fase inicial, los pacientes no se dan cuenta de la limitación del movimiento.

Claudicación (cojera): Comienza leve y casi inaparente, hasta hacerse muy notable debido al aumento del dolor, por la falta de musculatura, especialmente el glúteo medio y el acortamiento aparente por mayor rigidez en flexo-aducción de la cadera.

 

La artrosis de cadera o coxartrosis es una enfermedad crónica; esto quiere decir duradera, lo tendrá por toda la vida. Tiene una evolución generalmente lenta con el transcurso de los años, dependiendo de la actividad que lleve. Sin embargo no quiere decir que será inválido por el resto de su vida ya que muchos pacientes con la ayuda de un tratamiento adecuado, pueden desenvolverse razonablemente bien en todas las actividades de su vida cotidiana, sin más que una cierta limitación para realizar algunas actividades concretas.

 

Diagnóstico de la artrosis de cadera o coxartrosis.

Se recomienda para un mejor pronóstico el pronto diagnóstico, si usted presenta alguno o todos los síntomas arriba descritos, acuda a un médico para que sea evaluado. ¿Qué hará el médico?

• Interrogatorio sobre el tipo de síntomas y sus características

• Exploración de la articulación de la cadera, con sus movimientos. Mediante esta el médico puede objetivar el grado de artrosis que existe.

• Radiografía de la cadera, para confirmar el diagnóstico, evidenciando los cambios típicos que produce la artrosis en la articulación permitiendo establecer un pronóstico sobre la gravedad de la misma, en función de que la cadera se encuentra más o menos desgastada.

CategoryPadecimientos